Principales Tecnología y Negocios

Harina del Campo: sabor y calidad de las tierras de Portuguesa

Acarigua.- Como una evidencia más de por qué se conoce al estado Portuguesa como el “granero de Venezuela”, nace la Harina del Campo, una nueva forma de apreciar el sabor y la calidad del maíz que se produce en nuestros suelos.

En el 2018 comenzó como una propuesta de negocio que se ha convertido en la apuesta de una familia que con esmero, disciplina y constancia decidió invertir en una planta de producción de harina, que comenzó como pulverizada hasta llegar hace dos años a la precocida, con altos estándares de calidad y respetando cada una de las normas Covenin.

José Mogollón es el presidente de esta marca de harina, un joven araureño que junto a su esposa, sus hijas, su madre y suegro, inició el proyecto que logró trascender. “De 58 plantas que abrieron para ese entonces en la región, solo nosotros pudimos dar el salto para operar como planta de harina de maíz precocida».

-Estamos contentos de que pudimos lograr el objetivo trazado que era procesar y distribuir la Harina del Campo que un día fue un sueño y ya es una realidad, afirmó.

Harina del Campo es del maíz blanco que se produce en Portuguesa, seleccionado y procesado con minuciosas normas de calidad, para obtener la suavidad, consistencia e imagen que hoy día presentan en los principales supermercados de varias ciudades del país.

Actualmente tienen presencia en ocho estados: Yaracuy, Carabobo, Falcón, Cojedes, Barinas, Distrito Capital y Portuguesa. “Creemos en nuestra región y por eso queremos abarcar cada uno de los municipios portugueseños», señaló.

Capital privado

José Mogollón señaló que ha sido una planta construida a pulso, de capital privado y de inversión independiente. “Soy de Araure, vengo de un hogar humilde, donde reconocemos que el valor del trabajo y el compromiso son fundamentales y así lo venimos haciendo», expresó.

– Hace dos años nos propusimos invertir y quedarnos en Portuguesa. Aquí estamos echando raíces; tenemos la visión de seguir creciendo, de llegar a más ciudades, de que nos conozcan y convertirnos en la harina preferida para preparar el plato típico venezolano, como lo es la arepa.

Manifestó que lo más difícil de este camino que han escogido, es lo inestable de la economía del país, pero también reconoce que el venezolano ha sabido surfear las dificultades y tiene la satisfacción de que la harina no tiene nada que envidiar a otras marcas. “En la agroindustria siempre se tiene espacios y nos hemos esmerado para ofrecer calidad».

Para este 2023 tienen previsto llegar a más familias y es por ello que estarán recorriendo el país, llevando degustaciones de arepas y empanadas, entre otras variedades. (CNP 13.114)

Acerca del autor

Foto del avatar

Mariangel Moro Colmenárez

Deja un comentario